Segundo embarazo, un nuevo hermanito en casa

bebe-mama-hijo-embarazo-i01530003527154100000000

No pretendo que este blog se convierta en mi diario personal. Aunque lo cierto es que creo que compartir según que experiencias o situaciones que vivo en mis propias carnes pueden ser de utilidad, por ello hoy dedico este post a hablar de mi segundo embarazo.

Ya lo dicen, “Ui, el segundo embarazo no se vive igual, casi no te das cuenta, pasa volando y con el trajín de cuidar al otro niño que ya tienes no te da tiempo ni a parar a pensar en ello”. Puedo decir que almenos para mí, esto no es del todo así. En mi caso, actualmente estoy embarazada de 25 semanas y tengo un niño de 28 meses. Pero a mi volando, lo que entiendo por volando, no se me está pasando. Por empezar, en este embarazo me he encontrado y me encuentro bastante peor que en el primero. Las náuseas, mareos y vómitos que no experimenté en el primero, las estoy viviendo en éste. Si que es verdad, que los temores que tenía en en el primero ante la novedad de no saber y estar viviendo algo desconocido, no los tengo ahora, ya que más o menos sé detectar cuando lo que me pasa es normal y cuando puede que no. De todos modos, yo soy de las que piensa que primeriza o no, siempre es mejor comentarlo todo con tu médico, ya que al fin y al cabo él es el experto.

No solamente por el hecho de econtrarme mal o porque ya me encuentro de baja debido a unas contracciones sufridas antes de tiempo (el hecho de estar en casa y no ir a trabajar hace que el reloj no corra tan deprisa), sino por el ansia que tengo de tener a mi niña entre mis brazos (sí, una niña! 🙂 ), hace que la espera se me haga enterna. También pienso mucho en el cambio que el nuevo miembro de la familia supondrá en nuestras vidas. Sobretodo para su hermanito. Si hermanito, porque solo tendrá dos años y medio cuando nazca su hermana, y supongo que como para toda madre, nunca es suficiente mayor…

La verdad es que por ahora Jan esta receptivo y parece que ilusionado por el hecho de que un bebé está en camino. Le da besitos a mi barriga constantemente y se me abraza a mi tripa sin parar. Y a mi me cae la baba, porque negarlo… Aunque imagino que una vez el bebé nazca y no todas las atenciones recaigan sobre él, su reacción puede que varie.

Hay quienes comparan esta angustia que puede sentir el hermano mayor como si el marido le dijera a su mujer que a partir de ahora traerá a otra mujer a vivir a casa, que deberán compartirlo todo, pero que las amará a las dos… Esta comparación no refleja lo positivo de pensar que se suma uno más a la familia. Pero si que nos ilustra lo desplazado que puede sentirse un niño.

Para estar todos preparados y poder hacerlo todo lo más fácil posible entre todos, os adjunto a continuación algunos consejos que está bien tener en cuenta:

– Hacerle partícipe en todo durante el embarazo. De esta forma consigueremos que sienta que él forma parte del proyecto.
– Cuando el bebé ya está en casa, la mamá deberá pasar mucho tiempo con él, por ello el papel del papá es muy importante prestando más atención al hermano mayor de forma que éste no se sienta excluido.
– Valorar la buena actitud del hermano mayor cuando éste se ofrece a ayudar (a cambiar un pañal, pasarnos la toalla cuando le bañamos…)
– En el momento de la lactancia, en vez de apartarle, dejar que éste esté a nuestro lado, explicándole que mamá también le daba el pecho a él cuando era un bebé.
– Es importante que en los momentos en que el bebé duerma o pueda estar con papá, la mamá pueda tener un momento de exclusividad con su hijo mayor (dibujar, leer un cuento, hace un puzzle…).
– Evitar hacer comparaciones entre un hermano y otro.
– Evitar asignarle el papel de buen hermano ejemplar al hermano mayor para que el pequeño tenga un buen comportamiento en el futuro ya que de esta forma presionamos demasiado al niño.

Libros:

teo

quien me ha robado mi trono

que-hay-dentro-192x192-custom

berta tiene un hermanito

Lo más importante es aplicar el sentido común y empatizar con los niños. No hay padres iguales ni niños iguales. Tampoco hay una única forma de educar. Solo la intuición, comprensión, paciencia y sobretodo amor hacia nuestros hijos són las únicas claves para educar a nuestros hijos en cada etapa de sus vidas.

One thought on “Segundo embarazo, un nuevo hermanito en casa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *